• Noticia destacada

Campaña de ANPE Aragón: - Menos burocracia + Más docencia,


15 Jun, 2020

Vídeo campaña de ANPE Aragón para reivindicar una rebaja de la carga burocrática que soportan los docentes. La ansiedad y el estrés son sólo las primeras manifestaciones de problemas más graves que puede conllevar el desempeño de nuestra profesión con una sobrecarga de tareas permanente que imposibilita poder disfrutar de la labor docente con plenitud.


En estos tiempos del confinamiento, hemos asistido a un brusco y sorpresivo cambio de condiciones de trabajo, la gran mayoría de los docentes ha dado el máximo posible de sí mismo para adaptarse a la situación y mantener el sistema educativo, con sus limitaciones y fallos, en pie. Ello ha conllevado un incremento de la carga burocrática sobrepasando los límites aceptables, en muchos casos, de salud laboral del docente.

Desde ANPE queremos llamar la atención sobre esta realidad que los docentes estamos viviendo con el aumento de las tareas burocráticas que, instrucción tras instrucción, han ido añadiendo durante el confinamiento a las ya habituales, de por sí numerosas.

Todo esto afecta al bienestar emocional y laboral de los docentes. Son muchos los factores que inciden en el bienestar emocional de los docentes: como la actual emergencia sanitaria, los constantes cambios normativos, la burocracia, la falta de recursos para llevar a cabo nuestras funciones, la aceptación y valoración de nuestra importante labor en la sociedad, la falta de concreción del horario laboral en la modalidad de  teletrabajo, etc.

Además, en nuestra profesión, son importantes para determinar el grado de satisfacción laboral,  factores como el estrés personal, el desgaste emocional, los conflictos que existen en las aulas, departamentos o en los centros.

Esto es una olla a presión, a la que ya no cabe meter más vapor, desde ANPE creemos que es ineludible empezar a exigir a la Administración, nuestro empleador, que vele por nuestro bienestar de verdad, con medidas eficaces para que podamos disfrutar más de nuestro trabajo como docentes y nos tengamos que preocupar menos de cuestiones burocráticas.

Las soluciones pasan, por rebajar el número de horas lectivas, por otorgar mayor autonomía al docente, mayor autogestión, hacerlo partícipe realmente de la toma de decisiones, reducir las tareas burocráticas que no tengan un fin didáctico y que no aporten una mejora real del proceso de enseñanza-aprendizaje. Proporcionar más y mejor formación al docente, pero no sólo en cuestiones técnicas de cada especialidad, sino en autocuidado emocional, gestión de conflictos, gestión del tiempo, organización escolar, apoyo psicológico, etcétera.

El reconocimiento que han hecho todas las administraciones educativas de la labor llevada a cabo por los docentes durante este último trimestre, tiene que servir de base para reivindicar el reconocimiento de la autoridad que en el ámbito de la educación, los docentes nunca debimos perder.

ARAGÓN, 15 de junio de 2020